sábado, 6 de diciembre de 2008

LA IMPORTANCIA DEL JUEGO EN NIÑOS AUTISTAS

Octubre 28th, 2008 by Mara

El niño con TEA interactúa con los objetos desde sus propiedades físicas, pero no le importan las relaciones simbólicas que existen entre los juguetes y los objetos reales. Por ello no es creativo cuando manipulas los objetos, los hace de manera mecánica. Junta piezas o arma rompecabezas de memoria, pero le cuesta darle sentido.

Todos conocemos la importancia de la actividad simbólica en el desarrollo general, la capacidad de imaginar y crear ficción facilita la organización del conocimiento y la búsqueda de nuevos objetivos, aso como sus relaciones sociales.

Se trata de una alteración nuclear en todos los niños afectados de TEA y debe incluirse en todos los programas de intervención. La persona afectada puede llegar a jugar si es entretenida e instruida adecuadamente.

Como acto libre de elección, el juego es una de las formas que tiene el ser humando de autoexpresarse y autoexplorar.

El juego es fundamental en la estructuración del pensamiento infantil, el la construcción del lenguaje y la representación objetiva de la realidad.

El juego contribuye al desarrollo proporcionando al niño un sentido de dominio sobre su propio cuerpo y sobre el ambiente: además estimula su desarrollo de las siguientes destrezas:

Sociales; jugando el niño aprende a relacionarse con los demás e investiga los roles de la familia, del adulto y del sexo:libre de los limites del mundo adulto y a su propio ritmo. También por medio del juego el niño obtienes conocimiento de las normas culturales.

Motoras, sensoriales y perceptivas: los objetos y los acontecimientos del ambiente lúdico aumentan sus capacidades perceptivas del niño al brindarle la posibilidad de percibir las formas y las relaciones temporo-espaciales.La actividad sensorial y motora enseña al niño las capacidades y limitaciones de su propio cuerpo y del mundo que lo rodea. Además las actividades lúdicas producen una liberación de la energía excesiva restableciendo el equilibrio corporal librando al niño iniciar nuevas tareas.

Emocionales; el juego le proporciona al niño estabilidad interna debido a que comienza a confiar en la constancia y la consistencia del ambiente , puede expresar sus sentimientos sin temor al castigo y el ayuda a aprender a controlar sus frustraciones y los impulsos. Este control le brinda la autoconfianza y la adaptación potencial a las necesidades futuras.El juego es diversión, abre un mundo de alegría, humor y creatividad.
Cognitivas; por medio del juego el niño aprende a manipular los acontecimientos y los objetos en el ambiente interno y externo.El pensamiento representativo surge a medida que el niño participa en el juego simbólico y dramático.

Dentro de los principios encontramos que el juego en un conjunto complejo de comportamientos caracterizados por la diversión, que implica la repetición de experiencias, exploración, experimentación e imitación, funcionando como agente para la integración de los mundos internos y externos.